Cirugía Oral

Al trabajar en un territorio anatómico muy complejo, la especialidad abarca una gran variedad de procedimientos.

El cirujano maxilofacial realiza desde complejas intervenciones de cirugía plástica reconstructiva craneofacial, cirugía del esqueleto de la cara, procedimientos de cirugía estética de la cara y el cuello hasta extracciones de muelas del juicio, apicectomias o colocación de implantes dentales.

El amplio campo de actuación de esta especialidad, a pesar de ser un territorio corporal bastante delimitado, hace que en muchas ocasiones un cirujano maxilofacial decida especializarse más en un campo concreto.
El campo de actuación (y, en consecuencia, la formación) de la especialidad incluye las siguientes áreas:


Soporte vital avanzado.

Cirugía plástica estética (cosmética) facial: (lifting facial o ritidectomía, blefaroplastia, mentoplastia o genioplastia, rinoplastia y septoplastia, otoplastia, implantes faciales, etc).

Cirugía del labio leporino - paladar hendido.

Coordinación de equipos multidisciplinares en el manejo de patologías complejas.

Cirugía craneofacial, distracción osteogénica.

Cirugía dentoalveolar.

Manejo de emergencias de la vía aérea.

Técnicas de imagen de la cabeza y el cuello (adquisición, planificación y realización de modelos)

Manejo de traumatismos cráneo-maxilofaciales (hueso, partes blandas y dientes), incluyendo traumatismos en fase aguda y tratamiento de las secuelas.

Manejo del dolor.

Manejo de la ansiedad intraoperatoria, sedación y soporte vital.

Manejo de las enfermedades y tumores de las glándulas salivales.

Manejo de las anomalías congénitas de la cabeza y el cuello.

Manejo quirúrgico y no quirúrgico de las enfermedades y trastornos de la articulación temporomandibular.

Manejo de las infecciones de la cabeza y el cuello.

Cirugía oncológica en la cabeza y el cuello, incluyendo nódulos linfáticos.

Cirugía del síndrome apnea obstructiva del sueño (SAOS).

Medicina oral.

Patología oral.

Cirugía oral.

Cirugía ortognática y ortopédica facial.

Cirugía preprotésica, incluyendo implantología intra y extraoral.

Medicina y cirugía regenerativa; ingeniería tisular (hueso y partes blandas); terapia con células madre; expansión tisular y regeneración.
Cirugía reconstructiva, incluyendo el tallado de colgajos de hueso y partes blandas (pediculados y libres).

Reparación vascular y neural. Microcirugía.

Tratamientos relacionados con la piel de la cara.


El implante dental, es un producto sanitario destinado a ser el sustituto artificial de la raíz de un diente perdido. Habitualmente tiene forma roscada y está fabricado con materiales biocompatibles que no producen reacción de rechazo y permiten su unión al hueso. La superficie del implante puede presentar diferentes texturas y recubrimientos, utilizadas habitualmente para aumentar su adhesión al hueso (osteointegración si es de titanio y biointegración si se trata de un material cerámico).

Al reponer los dientes perdidos por medio de implantes se conserva mayor cantidad de hueso alveolar ya que este se reabsorbe al no recibir ningún tipo de estímulo.

La investigación clínica ha llevado a un nuevo tipo de implante denominado transcigomático, que permite un aprovechamiento máximo del hueso. Se trata de implantes en la zona del pómulo (hueso cigomático), cuyo volumen no se ve afectado por la pérdida dental, como sucede habitualmente con los huesos maxilares que pueden atrofiarse. Esta técnica permite tratar a pacientes con poco hueso en la zona sin utilizar prácticas más agresivas y de peor pronóstico como los injertos óseos.